Icono de conformidad con el Nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Dirección: Maria Pinto Molina    

Inicio > Necesidades de información

NECESIDADES DE INFORMACIÓN

Determinar las necesidades de los usuarios potenciales o reales es importante para conocer sus deseos en materia de prestaciones documentales. Con tal fin, se debe definir los criterios de búsqueda, formular las estrategias adecuadas y emplear las herramientas necesarias.

Determinar las necesidades de información

Establecer los criterios de la búsqueda

Formular la estrategia de búsqueda

Modelos de búsquedas con distintas fuentes

Habilidades y competencias

Dossier electrónico

 

Determinar las necesidades de Información.

Es importante que el estudiante aprenda a definir cuales son sus necesidades de información reales y potenciales para afrontar cualquier tarea de aprendizaje y de investigación. Podemos señalar tres estadios de necesidades de información:

  • Necesidad real, centrada en aquella información que el estudiante desearía obtener.
  • Necesidad expresada, explicitada en forma de petición de búsqueda al sistema de información: biblioteca, centro de documentación.
  • Necesidad reconocida, es aquella que el sistema es capaz de reconocer y entender para resolver la demanda de información.

En esta tarea juega un papel clave la búsqueda, procedimiento documental mediante el cual podemos obtener el conjunto de informaciones y documentos necesarios para resolver cualquier problema de investigación o información que se nos plantee. Una búsqueda bibliográfica responde siempre a unas necesidades de información previas, de tal manera que se puede considerar cualquier operación de búsqueda como la respuesta de un sistema a una demanda previa representada a través de unas necesidades de información. El problema que plantea toda ecuación necesidades-búsqueda es el establecimiento de la correlación precisa entre ambas de tal manera que los resultados se adecuen lo máximo posible a la formulación de la necesidad. Por ello es imprescindible aquilatar con precisión la secuencia en la que se produce esta, los márgenes, las limitaciones y su extensión.

Establecer los criterios de búsqueda

Para concretar las necesidades de información será preciso aclarar una serie de cuestiones que servirán para perfilar con precisión qué es lo que se busca y cual puede ser el punto de partida del proceso, para ello será imprescindible:

  • Definir los objetivos y finalidad de la búsqueda.

    Lógicamente no es lo mismo una búsqueda bibliográfica efectuada con fines de investigación, por ejemplo la realización de una tesis doctoral, que una búsqueda para un trabajo de clase o para satisfacer una curiosidad personal. Así pues, es necesario saber cual es la finalidad de la consulta.

  • Concretar lo que ya sabe sobre el tema.

    Esto permitirá contar con un punto de partida para iniciar la búsqueda, y por otra parte evita la duplicación de esfuerzos innecesarios en la recuperación de información ya conocida. En este sentido toda búsqueda procede como una investigación que evoluciona a partir de pistas. Cuanto mayor sea el número de pistas que poseamos mayores serán las posibilidades de desarrollo de las mismas. En esta fase el estudiante ha de explorar sus propios conocimientos, pero también los ajenos.

  • Consulta de expertos

    La comunicación interpersonal profesor/alumno es muy importante en el proceso de aprendizaje.

    Establecer conversaciones con personas especialistas en el tema nos puede ayudar a acotarlo y buscar nuevos caminos. Podemos contactar con ellos:

  • Consulta de obras de referencia

    Son obras que por sus objetivos, plan, ordenación y forma de tratar los temas han sido concebidas para la consulta con fines de información, o nos remiten a otras obras para conocer o ampliar un tema dado.

Manuales
Enciclopedias
Repertorios bibliográficos
Bases de datos Catálogos
Congresos
Informes
Normas
Revistas de resúmenes
Boletines de instituciones

Revistas electrónicas

  • Destacar los aspectos de interés

    Con la cantidad de fuentes de información de que disponemos en la actualidad el proceso de búsqueda se podría convertir en inacabable si no acotáramos el mismo a través de una serie de elecciones y de exclusiones.

  • Establecer el nivel y la cobertura de la búsqueda, determinando el ámbito:

  • Cronológico, es decir si la búsqueda debe ser corriente (reciente) o retrospectiva. Esta circunstancia dependerá normalmente de los objetivos que se hayan planteado para la búsqueda. El factor temporal es un aspecto importante en disciplinas que envejecen muy pronto, como son las áreas de ciencias de la salud, tecnología e informática o ciencias aplicadas en donde hay que apostar por contenidos muy recientes. Si estamos haciendo una tesis doctoral lo normal es que nos interese recuperar la información retrospectivamente, siempre dentro de los límites de obsolescencia o envejecimiento de la materia que estemos indagando. Si investigamos en el campo de los Sistemas de Edición Electrónica, por ejemplo, un documento con mas de cinco años no nos interesara, a no ser que estemos haciendo una historia de la misma, porque el nivel de envejecimiento de esta materia es muy intenso. Si por el contrario la investigación versa sobre La Transición Política en España, un documento de archivo de hace 30 años será especialmente útil, o un articulo de periódico de la época. Por ello se insiste en que el interesado ha de tener especialmente claro que quiere y con finalidad.
  • Idiomático, definiendo las lenguas deseadas para la recuperación de la información. Esto permitirá limitar los documentos potencialmente recuperables. Dada la internacionalización de la documentación los documentos en los que se puede recuperar una información dada pueden estar escritos en varias lenguas. Será preciso acotar cuales son las que nos interesan, siempre dependiendo de nuestras posibilidades de lectura y de comprensión. Bien es cierto que en la actualidad existen sistemas automatizados que permiten traducir con cierta fidelidad documentos provenientes de lenguas en las cuales no se tenga especial destreza.
  • Temático, definiendo los subtemas y categorías principales de nuestro objeto de estudio. Puede ser de gran ayuda los mapas conceptuales
  • Tipológico, en función de la naturaleza documental: monografías, artículos, tesis, patentes, etc.

Formular la estrategia de búsqueda

Una vez establecidos los criterios, pasaremos a formular la estrategia de búsqueda mediante unos procedimientos lógicos que permitan obtener los resultados deseados.

  • Pasos:

  • Definir en una o varias frases cortas con términos precisos el perfil de la búsqueda
  • Buscar todos los conceptos significativos contenidos en estas frases, teniendo en cuenta las diversas formas de expresión de un mismo concepto como recurso alternativo para efectuar la búsqueda: sinónimos, variantes gramaticales, etc. Esta etapa es muy importante y la calidad de los resultados finales depende de la misma.
  • Elegir el instrumento de búsqueda, en función de los que existen, de los que el centro posee y a los que puede tener acceso. Habrá que elegir las bases de datos adecuadas consultando los directorios de bases de datos.
  • Una vez elegida la base de datos habrá que traducir los términos seleccionados por nosotros al lenguaje documental utilizado por la base de datos consultada. Para ello habrá que consultar el tesauro o listas de términos empleados en la base de datos.
  • Identificados los términos en el tesauro se interroga directamente al sistema por cada una de las palabras significativas de la pregunta. La respuesta del sistema es siempre un número que indica el nº de documentos existentes en la base.
  • Truncamientos

    En ciertos casos los términos escogidos para la búsqueda pueden truncarse o segmentarse por el lexema común a varios términos. De esta manera podemos recuperar una serie de palabras que tienen en común el lexema. Existen varios tipos de truncamiento:

    • De sufijo
    • De prefijo
    • De infijo
  • Operadores boléanos

    Una vez obtenidos los conjuntos documentales correspondientes a los distintos términos, se efectúa la ecuación de búsqueda que consiste en relacionar los distintos términos mediante los llamados operadores lógicos que son:

  • Operador O
  • Operador Y
  • Operador NO
  • Visualizar los resultados de la búsqueda

    Una vez combinados los conjuntos se visualizan los datos obtenidos. Si se produce silencio informativo, es decir, si los datos obtenidos son muy pocos, habrá que modificar la estrategia. Se buscarán más sinónimos o se efectuarán menos intersecciones. Si ocurre lo contrario, es decir, si se produce ruido informativo, habrá que concretar aun más la búsqueda: bien eliminando descriptores, bien efectuando más intersecciones.

  • Replantear el tema

    Una vez indagado algo sobre el tema podemos ver las deficiencias en la búsqueda y reorganizar nuestro planteamiento inicial, estableciendo nuevos puntos de vista más específicos, interdisciplinares, etc.

Modelos de búsquedas con distintas fuentes

  • Búsqueda con WinSPIRS

Los pasos básicos a seguir son:

  • Elaboramos, con o sin ayuda del tesauro, el perfil de búsqueda.
  • Abrimos la carpeta donde se encuentra la aplicación.
  • Seleccionamos el enlace
  • A continuación entramos en las bases de datos suscritas por la Universidad de Granada
  • Nos aparece una pantalla con todas las bases de datos disponibles. Seleccionamos la que consideremos apropiada para la búsqueda
  • Introducimos la ecuación de búsqueda usando los operadores apropiados (,), and, or, not, in.
  • El ordenador realiza la búsqueda y en pantalla nos aparece el número de registros que cumplen con los requisitos de la búsqueda.
  • Podremos predefinir los campos que queremos visualizar y descargar los registros, enviarlos por e-mail o imprimirlos.
  • Búsqueda con WebSPIRS

Los pasos a seguir son:

  • Elaboramos, con o sin ayuda del tesauro, el perfil de búsqueda.
  • Seleccionamos la base de datos apropiada.
  • Escribimos los términos en la pantalla de búsqueda, seleccionando uno o más campos en los que buscar o dejamos la selección como predeterminada.
  • Podemos restringir la búsqueda por idioma, año.
  • WebSPIRS utiliza varios operadores para formular peticiones de búsqueda compuestas:

  • Hacemos clic en buscar y WebSPIRS nos indica cuantos registros ha encontrado
  • Se puede predefinir la presentación, guardar los registros, imprimirlos o enviarlos por e-mail.
  • Los sistemas de búsqueda en Internet son similares a los que acabamos de exponer. Recursos como los operadores boléanos, truncamientos, operadores de proximidad, se pueden emplear con el mismo nivel de eficacia que en una base de datos convencional. De entre las herramientas principales que existen para buscar información en Internet citaremos los buscadores y los metabuscadores.

Habilidades y competencias

 
  Capacidad para definir y estructurar una necesidad de información, identificando conceptos claves y términos que describan el perfil de búsqueda.  
 

Determinar qué tipo y para qué se necesita la información, conociendo los diferentes usos

 
Conocimiento de las fuentes documentales y obras de referencia para conseguir información
 
Manejo de estrategias y criterios para la formulación del problema de información
 
Desarrollo de habilidades personales para la comunicación con profesores y expertos para la resolución de dudas, aprovechando los recursos de las nuevas tecnologías (foros, e-mail.)
 
Contextualización de la información obtenida en un adecuado marco de referencia
 
Dominio de técnicas y métodos para la formulación de la búsqueda y para la selección de los instrumentos adecuados (bases de datos, buscadores, metabuscadores.)
 
Valoración de los resultados obtenidos y/o replanteamiento del tema
 

 

Dossier electrónico

Fecha de Creación 15/10/2004 | Fecha de Actualización 13/04/2011