Introducción

Después de más de veinte años dedicados a la docencia universitaria, muchos de los miembros del equipo hemos apostado por incorporar nuevos métodos docentes y estrategias de aprendizaje en línea que favorezcan la autonomía del estudiante y sobretodo que potencien su capacidad para la resolución de problemas. Este hecho y la necesidad de trabajar en el marco de un entorno interdisciplinar ha sido el acicate para el desarrollo de este portal educativo en línea como fuente selectiva de conocimientos teóricos y procedimentales orientados al aprendizaje global de los estudiantes en el nuevo espacio europeo de enseñanza superior.

El crecimiento exponencial del volumen de datos, la vertiginosa evolución de las tecnologías implicadas y la complejidad de las situaciones actuales hace, que para estar bien informados, los individuos y las organizaciones deban disponer, además de los aspectos materiales necesarios, de aptitudes, habilidades y destrezas en el manejo, procesamiento y acceso a la información. Cada vez más, las instituciones educativas de enseñanza superior toman conciencia de la importancia de asegurar este tipo de formación, que capacite a estudiantes y titulados ante:

  • una información cada vez más heterogénea cuya autenticidad, validez y credibilidad han de ser establecidas continuamente.
  • la necesidad de que cada persona adquiera y desarrolle aptitudes transferibles y utilizables a lo largo de toda la vida, así como que aprenda a aprender en una perspectiva de solución de problemas.
  • la demanda de los empleadores que requieren titulados capaces de dominar las tecnologías, de buscar y evaluar información en fuentes electrónicas e internet, de gestionar la información interna y externa así como de llevar a cabo actividades de alerta.

Los entornos de trabajo de alto rendimiento requieren asimismo otras aptitudes como la habilidad para gestionar y compartir recursos, para trabajar de forma amigable y productiva con otros, para adquirir y usar información dominando sistemas complejos. Nos situamos ante el filón de la alfabetización informativo-digital, entendido como el conjunto de aptitudes referidas al uso y dominio de la información en cualquiera de las formas en que se presente así como de las tecnologías que dan acceso a esa información. Pero pese a que la información es un recurso en alza y muy cotizado en cualquier entorno profesional, el gran cambio de este siglo viene dado por la emergencia del paradigma del conocimiento . La nueva fuente de riqueza es y será el saber y el conocimiento humano, más que las nuevas tecnologías en sí. Este hecho cambiará la estructura de la sociedad y de las empresas, ya que el conocimiento se aplicará fundamentalmente al “hacer”, y los titulados se cotizarán tanto por el dominio de habilidades y competencias como por el valor añadido que generen en su entorno profesional. En este sentido, socializar el conocimiento, saber buscarlo, saber analizarlo, saber representarlo, saber evaluarlo y saber cómo utilizarlo será, con toda seguridad, la nueva fuente de riqueza para cualquier titulado que quiera competir en la nueva economía del conocimiento. De ahí, que los sistemas educativos universitarios tengan que adaptarse a este importante cambio, rediseñando los contenidos, los procedimientos para la resolución de problemas y los métodos de enseñanza, fomentando la capacidad de aprendizaje a lo largo de la vida. Es importante que los estudiantes desarrollen una amplia autonomía de pensamiento que les permita adquirir, compartir y transferir conocimiento durante toda su vida.