motivo   El proyecto ALFin-eees   |   Competencias   |   Herramientas   motivo
motivo   Fichas   motivo
Spacer  

Indice de competencias »  Aprender a generar conocimiento » Innovación y creatividad »  
Innovación y creatividad
 
lineafic
 

DEFINICIÓN

Innovar es añadir mejoras a una solución o producto, mientras que inventar supone descubrir algo nuevo. Invención e innovación son términos utilizados sobre todo en la ingeniería y en el diseño. En la ciencia se habla de descubrimiento, y en el mundo de la literatura y las artes de creación. En cualquier caso, todas estas actividades suponen aportar algo nuevo al cuerpo de conocimientos, cultura material y tradiciones anteriores.

Ambos procesos requieren de la creatividad. La creatividad es lo contrario a copiar, a aplicar soluciones o modelos anteriores.

Aunque la invención supone una creación más radical e importante que la innovación, la innovación es la manera en que normalmente avanzan los asuntos: realizando mejoras pequeñas y muchas veces incrementales que van otorgando mayor eficacia y eficiencia a nuestras actividades y productos.

Un factor importante tiene que ver con la relación entre creatividad y búsqueda de oportunidades, que es, sin duda, uno de los motores de la creación de empresas nuevas y de empleo. La creatividad se sitúa en el centro de la capacidad empresarial; la gestión o administración, con ser muy importante, viene después.

LA BASE DE LA CREATIVIDAD

La creatividad presupone la capacidad de distanciarse de las soluciones dadas. Requiere confianza en uno mismo, pensamiento independiente y tesón para seguir la propia línea de pensamiento. Supone también flexibilidad, para ir explorando distintas dimensiones del problema sin quedar atado a ninguna de ellas.

La creatividad se ha asociado a la existencia de dos tipos de procesos distintos en el cerebro, relacionados con cada uno de los hemisferios cerebrales. Por una parte, el cerebro izquierdo estaría especializado en el procesamiento temporal, verbal y lógico; por la otra, el cerebro derecho procesaría la información de manera sincrónica, cerrando configuraciones espaciales. Este segundo conjunto de procesos constituirían la base del pensamiento creativo, también denominado lateral por contraposición al pensamiento lógico o vertical.

En cualquier caso, las diferentes teorías de la creatividad enfatizan la importancia de la capacidad para combinar ideas, percepciones, elementos y soluciones en una nueva tendencia o estructura (teoría combinatoria de la creatividad). Desde la psicología de la Gestalt, la creatividad se identifica con la capacidad de hallar una forma nueva de estructurar la realidad, una nueva sistemática que surge de la propia información y de las capacidades de la persona creadora. Eso sí, no se trata de la combinación sujeta a reglas previas y mecánicas que se produce en el pensamiento lógico, sino de un proceso perceptivo en el que se alcanza una nueva visión.

Un aspecto importante es que, ciertamente, todas las perspectivas de la creatividad hacen hincapié en el hecho de que la creatividad se apoya siempre sobre elementos previos. Todos los investigadores resaltan que la creatividad es un proceso que acontece en expertos sobre un tema que han dedicado muchísimas horas a conocer los entresijos de la materia y que, sin embargo, mantienen una posición personal e independiente. En general, la creatividad y la originalidad son resultado de un trabajo intenso, aunque también del deseo de simplificar ese trabajo en el futuro y de resolver el problema en cuestión.

Cuando hablamos de expertos, no nos referimos necesariamente expertos universitarios, sino, sobre todo, a gente que de verdad se ha aplicado a trabajar en el tema. Sucede a menudo que los grandes inventores son gente que trabaja en un problema desde una fuerte motivación personal y aportan una perspectiva nueva o fresca al no dedicarse solo al tema de investigación. Un factor importante en la creatividad es la capacidad de tomar distancia y ver las cosas desde una perspectiva o con una configuración nueva.

CREATIVIDAD Y ACTIVIDAD SOCIAL

Ya hemos tratado anteriormente la importancia de la creatividad en la actividad empresarial y económica.

Sin embargo, en el mundo del trabajo la creatividad raramente es una licencia solo por sí misma para ir por cuenta propia. Hay que combinarla con la capacidad de trabajo en equipo. El creador que trabaja en equipo combina su habilidad para pensar de forma independiente con su capacidad para escuchar, comunicarse y valorar las aportaciones de los demás con el fin de llegar a una creación colectiva que mejore las posibilidades individuales.

De hecho, un factor importante en el proceso de creación es, como se ha dicho, la distancia y la complementariedad de perspectivas. Esto es más fácil de conseguir en un grupo que por un solo individuo. Sin embargo, es muy importante dirigir al grupo para que, antes de concentrarse en la crítica -actitud que lleva necesariamente al bloqueo de la creatividad, especialmente dada la tendencia de los grupos a la cohesión-, se centre en la producción de ideas nuevas. Esto se puede conseguir con técnicas como la lluvia de ideas.

Algunas personas, sin embargo, por su gran capacidad, pueden estar llamadas a marcar el ritmo de la creación, por lo que, o bien trabajan solas -como muchos artistas, músicos y diseñadores- o bien crean o adquieren sus propios equipos y los dirigen, asumiendo el liderazgo de sus organizaciones.

Finalmente, hay que resaltar que en nuestras sociedades el proceso de creatividad e invención está protegido por la legislación y se desarrolla en relación con los conceptos de invento y propiedad intelectual. Un invento es un modelo que se puede replicar en forma de copias y que supera en algún aspecto el estado del arte de su ámbito. Los inventos se protegen mediante modelos y patentes. La propiedad intelectual es el fruto del trabajo intelectual y artístico en sus diferentes facetas -publicaciones, fotografías, dibujos, etc.- y se protege mediante el registro de la propiedad intelectual y el derecho de copia. En definitiva, la sociedad asegura al inventor o creador unos derechos económicos -además de morales- en el caso de que su invento o creación vaya a ser replicada de cualquier manera, y de esta manera protege la actividad de invención.

TIPOS DE CREATIVIDAD

Autores como H. G. Gough nos ayudan a comprender que no hay solo un tipo de creatividad. Gough detectó ocho clases muy distintas de personalidad innovadora:

  • Fanáticos (incansables)
  • Iniciadores (estimuladores)
  • Diagnosticadores
  • Eruditos (memoria, detalle, orden)
  • Mañosos (hábiles en dar forma)
  • Estetas (analíticos, formales)
  • Metodólogos (conceptualizadotes, analistas formales y matemáticos)
  • Independientes

 

© Alfin EEES, 2014 María Pinto - UGR MEC